Angelopolis. Puebla es tu ciudad, disfrutala, conócela, compartela.
Angelopolis. Eventos artísticos y culturales, lugares modernos y tradicionales. Inscribete a la comunidad y participa con la gente de tu ciudad.

Iztaccíhuatl y Popocatépetl, Leyendas de Majestuosos Volcanes que Engalanan la Cuidad de Puebla

0

Una de las vistas que engalana a la Ciudad de Puebla, está realzada por la majestuosidad de dos de los volcanes más altos del hemisferio sur, efectivamente estamos hablando del Popocatépetl y del Iztaccíhuatl.

Y es que a través de los años, la presencia milenaria de estos enormes volcanes ha sido de gran relevancia en las distintas sociedades que los han admirado y venerado, portando una gran fuente de inspiración de múltiples leyendas sobre su origen y creación.

Las Leyendas de los Volcanes

Hace ya miles de años, cuando el Imperio Azteca estaba en su esplendor y dominaba el Valle de México, como práctica común sometían a los pueblos vecinos, requiriéndoles un tributo obligatorio. Fue entonces cuando el cacique de los Tlaxcaltecas, acérrimos enemigos de los Aztecas, cansado de esta terrible opresión, decidió luchar por la libertad de su pueblo.

El cacique tenía una hija, llamada Iztaccíhuatl, era la princesa más bella la cual depositó su amor en el joven Popocatépetl, siendo el uno de los más apuestos guerreros de su pueblo.

Ambos se profesaban un inmenso amor, por lo que antes de partir a la guerra, Popocatépetl pidió al cacique la mano de la princesa Iztaccíhuatl. El padre accedió gustoso y prometió recibirlo con una gran celebración para darle la mano de su hija si regresaba victorioso de la batalla.

Claramente el valiente guerrero aceptó, y se preparó para marcharse guardando en su corazón la promesa de que la princesa lo esperaría para consumar su amor.

Sin embargo, al poco tiempo un rival de Popocatépetl, celoso del amor que ambos se profesaban, le dijo a la princesa Iztaccíhuatl que su amado había muerto durante el combate, la pobre princesa muy abatida por la tristeza y sin saber que todo era mentira, murió.

Al poco tiempo, Popocatépetl regresó victorioso a su pueblo, con la enorme esperanza de ver a su amada, pero su sorpresa fue que a su llegada, recibió la terrible noticia sobre el fallecimiento de la princesa Iztaccíhuatl.

Entristecido con lo acontecido, vagó por las calles durante muchos días y noches, hasta que decidió hacer algo para honrar su amor y que el recuerdo de la princesa permaneciera en la memoria de los pueblos.

Mandó construir una gran tumba ante el Sol, amontonando 10 cerros para formar una enorme montaña.

Tomando entre sus brazos el cuerpo de su princesa, la llevó a la cima y la recostó inerte sobre la gran montaña. El joven guerrero le dio un beso póstumo, tomó una antorcha humeante y se arrodilló frente a su amada, para velar y protegerla en su sueño eterno.

Popocatepetl e Ixtlacihuatl

Imagen Original de: https://www.flickr.com/photos/sakuraimariel/6327601782

Desde aquel entonces permanecen juntos, uno frente a otro. Con el tiempo la nieve cubrió sus cuerpos, convirtiéndose en dos enormes volcanes que seguirán así hasta el final del mundo.

La leyenda añade, que cuando el guerrero Popocatépetl se acuerda de su amada, su corazón que guarda el fuego de la pasión eterna, tiembla y su antorcha echa humo. Por ello se dice que hasta estos días el volcán Popocatépetl continúa arrojando fumarolas.

En cuanto al cobarde tlaxcalteca que mintió a Iztaccíhuatl, presa del arrepentimiento por la tragedia que desencadenó, fue a morir muy cerca de su tierra. Convirtiéndose también en montaña, el Pico de Orizaba, otro de los volcanes de la región, y desde muy lejos, vigila el sueño eterno de los amantes que ya nunca se podrán separar.

Vale la pena decir que de hecho existen dos versiones de esta leyenda y esta es la variante más famosa:

Cuentan que Iztaccíhuatl por ser una mujer muy bella seria sacrificada a los dioses para obtener buenas cosechas, pero Popocatépetl para evitarlo decidió huir con ella, sin embargo al momento de escapar los guardias los descubrieron y lanzaron flechas para detenerlos. Después de este ataque Popocatépetl logra salir ileso, pero la princesa no corrió con esa misma suerte ya que una flecha la alcanza y le ocasiona la muerte. Popocatépetl al percatarse de esto la carga y sigue corriendo hasta que llega a un campo donde la recuesta y él se inca a su lado y le jura que la cuidara para siempre, velando su sueño, hasta que ella despierte.

Leyenda del Popocatepetl e Ixtacihuatl

Imagen Original de: http://www.anundis.com/profiles/blogs/la-leyenda-del-volcan

Cabe destacar que esta historia ha pasado de generación en generación desde la época del Imperio Azteca, cuyo florecimiento data del siglo XIV, y la importancia que se les daba era grande ya que desde ese tiempo se les otorgó los nombres que actualmente poseen.

Popocatépetl deriva su nombre del verbo náhuatl “popoa” que significa “humo” y del sustantivo “tepetl”, que quiere decir “cerro”, así que su nombre significa literalmente “El Cerro que Humea”, debido a que desde esa época emanaba ya, su tan característica fumarola.

Iztaccíhuatl, el otro volcán, deriva su nombre de los vocablos náhuatl “iztac”, que significa “blanco” y “cíahuatl” que se interpreta como “mujer”, por lo que su nombre se traduce como “Mujer Blanca”. Actualmente es mejor conocida como la “Mujer Dormida” debido a su característico perfil que asemeja a una mujer recostada con la cara hacia el cielo.

Esta es otra leyenda, la cual posiblemente no habías escuchado, y es que a pesar de no ser tan famosa como la primera, también es digna de ser relatada.

Tonatiuh, el Dios Sol, vive con su familia en el cielo 13 en el que no se conoce la oscuridad ni la angustia, el hijo de Tonatiuh era el príncipe Izcozauhqui a quien le encantaban los jardines. Un día el príncipe oyó hablar de los vergeles del señor Tonacatecuhtli, curioso fue a conocerlos, las plantas parecían más verdes y los prados frescos y cubiertos de rocío, al descubrir una laguna resplandeciente se acercó con presteza y al hacerlo, se encontró con una mujer que salía de las aguas ataviada con vestidos de plata, se enamoraron de inmediato ante el beneplácito de los dioses. Pasaban el tiempo juntos, recorrían un cielo y otro, pero los dioses les prohibieron ir más allá de los 13 cielos.

Los enamorados conocían el firmamento, pero la curiosidad por saber qué había bajo de él hizo que descendieran a conocer la tierra, allí la vida es diferente, el sol no brilla todo el tiempo ya que descansa por las noches, pero hay más colores, texturas, sonidos y animales que en todos los cielos recorridos.

Leyenda de los Volcanes

Imagen Original de: https://anareyessite.wordpress.com/2014/09/23/la-leyenda-de-la-mujer-dormida

Los príncipes, al descubrir que la tierra es más hermosa que los paraísos celestiales decidieron quedarse a vivir en ella para siempre. El lugar escogido para su morada estaba cerca de un lago, al lado de valles y montañas.

Los dioses, furiosos por la desobediencia de la pareja decidieron un castigo, la princesa enfermó repentinamente, los esfuerzos de Izcozauhqui fueron vanos por aliviarla, sin embargo la mujer supo que esa era la sanción de los dioses, Tonatiuh se lo hizo saber con sus abrasadores rayos que a ella no le permitirían vivir.

Separándolos con la muerte de la princesa para siempre, le pidió que la llevara a una montaña con el fin de estar junto a las nubes, para que, cuando él regresara con su padre, pudiera verla más cerca desde el cielo, estas fueron sus últimas palabras, después se quedó quieta y blanca como la nieve.

El príncipe con su preciosa carga a cuestas caminó días y noches hasta llegar a la cima de la montaña, encendió una antorcha cerca de ella y la veló como si la princesa durmiera. Izcozauhqui se quedó junto a ella, sin moverse, hasta morir, convirtiéndose en la mujer dormida (Iztaccíhuatl) y él en el cerro que humea (Popocatépetl).

Como dijimos anteriormente estos peculiares volcanes son una fuente de gran inspiración, expresiones artísticas y literarias, que seguramente seguirán pasando de generación en generación.

Ubicación

Ubicación

Imagen Original de: http://www.mc2-map.org/TEOTON/22_1S.HTM

El Iztaccíhuatl se encuentra unida con el Popocatépetl, mediante un paso montañoso conocido como Paso de Cortés, nombre que hace referencia a la ruta que siguió Hernán Cortés por ese lugar, antes de llegar a la Gran Tenochtitlán.

Prácticamente el Iztaccíhuatl es un volcán extinto ubicado en el centro de México. Además de ser la tercera montaña más alta del país con una altitud de 5,220 metros sobre el nivel del mar y localizándose en los límites territoriales de los estados de México y Puebla, como podemos verlo en la siguiente imagen:

Características:

La mujer dormida tiene varios picos: “El Pecho” (que es el más alto, con 5.222 msnm), “La Cabeza” y “Los Pies”. Su silueta, casi siempre nevada, semeja claramente a la figura de una mujer recostada, con el cabello extendido hacia el lado opuesto, como podemos ver en la imagen inferior, lo que hace alusión a su famoso nombre por el que es conocida por todo el mundo.

Mujer Dormida Volcan

Imagen Original de: http://chippmunk97.deviantart.com/art/Iztaccihuatl-299822277

Según algunos datos dicen que el primer registro de ascensión a esta montaña, data de 1889, pero hay evidencia arqueológica que hace suponer que los aztecas, así como otras culturas anteriores a ella, ascendieron a esta montaña varias veces para realizar ceremonias sacrificios.

Fuente: Angelópolis

Tal ves te puedan interesar los siguientes artículos:

Tags: , , ,
Share.

About Author

Leave A Reply